ABRIR UN PARAGUAS ES Un acto de determinación, usualmente lo abrimos porque queremos protegernos de la lluvia, por lo general, hacemos una pausa, impulsamos la palanca y allí está un artefacto encima nuestro que nos permite proseguir el camino.

Muchas gotas, tormentas, pequeñas lloviznas pasarán en el transcurrir de los días, será siempre nuestra decisión el configurar como enfrentarlas. Un ejemplo usual frente a las tormentas es la procrastinación. Esta es la polilla que destruye poco a poco las buenas acciones y los buenos resultados. Procrastinar es APLAZAR y seguro que con este término muchos nos sentimos identificados…

Usualmente la lluvia se vuelve la mejor de las excusas para aplazar para procrastina la a asistencia a un sin fin de experiencias, el paraguas determinación entra a hacer su función y es el que permitirá que, no importando que tengamos que atravesar la tormenta, con determinación cumpliremos siempre las citas que tengamos para la edificación de nuestras vidas.